Otras plantas que generan cannabinoides

Existen otras plantas que generan cannabinoides, además del cannabis. Son unas pocas plantas de las que hablaremos a continuación, que contienen sustancias químicas con una estructura similar a la del cannabinoide tradicional, aunque con un efecto biológico algo diferente. Se les conoce usualmente como compuestos cannabimiméticos.

Dicho de otra manera, el cannabis no es la única planta que produce valiosos fitocannabinoides, a pesar de su larga historia de uso recreativo y terapéutico. Las alternativas a los fitocannabinoides del cannabis incluyen el cacao, la pimienta negra, la equinácea, las margaritas eléctricas y la hepática japonesa.

Si bien la estructura de cada planta varía significativamente, todas ellas tienen un efecto curativo biológico.

Conoce las otras plantas que generan cannabinoides

Aquí te compartimos otras plantas que generan cannabinoides, con sus características distintivas.

Cacao

La planta del cacao, o Theobroma Cocoa, es un superalimento rico en compuestos que hacen “feliz” a nuestro cerebro. El cacao tiene un alto contenido de anandamida, un neurotransmisor creado naturalmente en el cerebro. El THC es la versión corporal de la anandamida, provocando una sensación de euforia similar a cuando estás colocado.

Sin embargo, solo obtendrás todos los beneficios del cacao si este alimento no está procesado y proviene de una fuente natural. Las trufas negras, como el cacao, producen sensaciones de satisfacción y felicidad a nuestro cuerpo y cerebro.

pimienta negra cannabinoides

Pimienta negra

Esta es otra de las plantas que producen cannabinoides. De hecho, la pimienta negra es la planta que tiene un parecido más sorprendente con el cannabis. El betacariofileno se puede encontrar tanto en la pimienta negra como en las cepas de cannabis. Esta sustancia es lo que le da a la pimienta negra y a muchas variedades de cannabis, sus aromas distintivos.

También es importante destacar que la pimienta negra y el cannabis desencadenan respuestas en los mismos receptores cannabinoides. No solo eso, ambas plantas tienen cualidades antiinflamatorias y analgésicas.

Acmella oleracea

La Acmella oleracea es una hermosa flor brillante, que nos aporta algo inesperado y sorprendente. Esta flor tiene la capacidad de inhibir los receptores del dolor en las terminaciones nerviosas. Tanto la planta Acmella oleracea como el Cannabis, ayudan a reducir el dolor y la inflamación en el cuerpo.

Se descubrió que la Acmella oleracea bloquea los receptores del dolor en sus extremos nerviosos debido a estudios realizados en la Universidad de Cambridge. Se ha utilizado durante mucho tiempo como un gel anestésico en la región del Amazonas.

Los cannabinoides denominados N-isobutilamidas, que afectan los receptores CB2 y regulan el dolor y la inflamación en todo el cuerpo, son las sustancias que provocan el alivio eficaz del dolor.

Equinácea

También es otra de las plantas que producen cannabinoides. Esta planta se usa para tratar los síntomas del resfriado y la gripe. Incluso, afecciones como la ansiedad, las migrañas, el cansancio, las náuseas y la artritis se encuentran entre los síntomas que puede aliviar.

La forma en que esta flor disminuye y maneja el dolor, la inflamación y fortalece el sistema inmunológico es comparable a cómo lo hace el cannabis. La equinácea, por otro lado, usa cannabimiméticos en lugar de cannabinoides para activar el sistema endocannabinoide (en particular, el receptor CB1).

Debido a su interacción con el sistema endocannabinoide, y en términos de dolor, inflamación y sistema inmunológico, las N-alquil amidas (NAA) que se encuentran en la equinácea, son extremadamente comparables al THC.

plantas que generan cannabinoides

Hepática japonesa

Para las personas que tienen problemas con su sistema digestivo, esta planta podría brindarles el alivio que necesitan. La hepática japonesa es bien conocida por su eficacia en el tratamiento de la vejiga, el hígado, la vesícula biliar y otros problemas asociados.

Además, muchas personas con dificultades respiratorias, como sinusitis o bronquitis, también pueden beneficiarse del uso de esta planta. Esto se debe a que, al igual que el cannabis, la hepática japonesa es eficaz en el tratamiento de los trastornos respiratorios, especialmente los crónicos.

Más allá de sus beneficios para la salud, que incluyen sin efectos secundarios negativos, sin adicción, y totalmente naturales, los fitocannabinoides que interactúan funcionalmente con nuestros receptores, son pieza clave para nuestra salud. Ya sea que se trate de dolor, una enfermedad, o trastornos crónicos.

Rhododendron sinogrande

El aceite esencial derivado del Rhododendron sinogrande, una de las plantas más antibacterianas del mundo, puede destruir todo, desde la infección por estafilococos hasta las células cancerosas, según investigadores italianos de la Universidad de Padova.

trufas negras cannabinoides

Kawa-Kawa (Piper methysticum)

Conocida también como Kava, esta planta ha aumentado en popularidad como una cura natural para la ansiedad en los países occidentales. En consecuencia, tradicionalmente se utiliza en un té medicinal para aliviar la ansiedad, el dolor crónico y proporcionar efectos calmantes.

Como te habrás dado cuenta, los efectos de la Kawa-Kawa son notablemente similares a los del cannabis. Esto se debe a que una molécula de la kava se une al mismo receptor que el THC.

Por otro lado, esta planta también contiene una serie de sustancias químicas conocidas como kavalactonas, una de las cuales, yangonin, interactúa directamente con el receptor CB1, que se encuentra en todo el sistema nervioso central. Las kavalactonas, al igual que el cannabis, se unen a las regiones del cerebro relacionadas con la adicción y los antojos.

Trufas negras (Tuber melanosporum)

Las trufas negras producen la misma anandamida, o “molécula de la felicidad”, que el cannabis y el chocolate, según los expertos italianos. Como se indicó anteriormente, la anandamida es un endocannabinoide producido naturalmente por nuestro cuerpo que afecta el estado de ánimo y la percepción del dolor al unirse a los receptores CB1.

Como dato curioso, las trufas son mucho más antiguas que el cannabis, según el investigador Mauro Maccarrone, que estudia la anandamida en las trufas negras. Según un estudio reciente, la trufa negra ha existido durante aproximadamente 156 millones de años, mientras que se cree que el cannabis ha estado presente desde hace 70 a 110 millones de años.

thc cbd plantas

Conclusión

Es importante destacar que si bien todas estas plantas que generan cannabinoides, nos brindan alternativas a los fitocannabinoides del cannabis y sus beneficios, el cannabis nos proporciona los beneficios de todas ellas en una sola planta.

Aunque no debemos descartar por completo la medicina moderna, es buena idea considerar estas alternativas terapéuticas que no producen efectos secundarios negativos, ni representan un peligro de adicción.

Artículos relacionados

Planta dioica

El cannabis o cáñamo es una planta dioica, es decir que puede tener ambos sexos y por lo tanto se puede reproducir con facilidad. ¡Entra!

leer más

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu compra. 

0
Tu compra
Abrir chat
Preguntas a Higea CBD
Haciendo clic en aceptar. Acepta que Higea CBD tenga el contacto con usted.